top of page

Reflexiones: Parálisis por análisis

¿Te pasa que necesitás separarte de tu rutina para reflexionar acerca de tu vida? A mi sí.


Cada vez que salimos de vacaciones pienso en mil proyectos: de familia, laborales, de todo. Hace años soliamos salir a caminar con Guemo (cuando ni siquiera teniamos hijos) y yo lo atomizaba con planes, planes y más planes...

A donde viajar... que plantar en el jardín... qué me gustaría diseñar... todas ideas desordenadas en mi cabeza: y muchas!

Este post forma parte de una serie que se titula Reflexiones creada como un volcadero de ideas, estrategias, cambios y revelaciones a las que me enfrento cada día. Algunas giran en torno a cambios que quiero implementar en mi vida y otras son simplemente catarsis mental.


Sin más preámbulo... empiezo con la reflexión de hoy:


Evitar la parálisis por análisis.


Algunas cositas que me gustaría confesar:

  • tengo una casilla de email exclusiva para anotarme a cursos virtuales que nunca llego a hacer,

  • soy adicta a los webinars. Todo me parece útil: un poquito de diseño, un poquito de marca personal, otro poco de branding. Después - ya te imaginas - siempre terminan en pendientes o sin implementar,

  • tengo instagrams para guardar contenido de decoración, otro para comida, otro para vida saludable (si, en mi mente eso es un concepto en sí mismo),

  • obviamente, mismo punto que el anterior pero AMPLIADO, con Pinterest,

  • todo lo hago con un podcast o un audiolibro de fondo: esos si los escucho, y los reenvío (sobretodo a mi hermana que es bastante parecida a mi en cuanto a consumo de contenidos) cuando me parecen interesantes… Acá entra de todo: novelas, best sellers, finanzas, emprendimiento y lo que más abunda: crianza.


Me pasa que siempre me interesaron muchas cosas… ¿estará mal? Yo no lo creo.


Entiendo que es imposible intentar plasmar todos esos “aprendizajes” en contenidos divinos, pulidos, aesthetics y coherentes todo el tiempo.

He ahí mi gran padecimiento: la parálisis por análisis.

Si tengo algo para compartir y en el armado no cumple un MILLÓN DE DETALLES que solo mi ojo captaría, ni lo publico.


Mejor hecho que perfecto (o algo así escuché por ahí)…


Esa es mi catarsis del día de hoy.


¿Qué saco en limpio? Intentar HACER cada vez más y cuestionar todo CADA VEZ MENOS.


¿Será que soy la única con esta crisis crónica? Me encantaría leer tus comentarios debajo, por Whatsapp, DM o email.


La seguimos,

Ine

FIN

 

¡ Hola, soy Inés !

ACERCA DE MI

Nací en Montevideo, Uruguay en 1984 y comencé a interesarme por el diseño de indumentaria desde niña.

En el año 2003 dí mis primeros pasos en mi formación en el área de vestimenta y luego en 2007 empecé mis estudios universitarios. Ya en la universidad comienzó mi fascinación por el cuero y las posibilidades de aplicación que este material ofrece. En el año 2012 me gradué de Lic. en Diseño de Indumentaria orientando mi tesis al diseño de calzado con énfasis en diversos acabados del cuero.

En 2014 me embarqué en el proyecto más importante de mi vida al convertirme en madre de Guillermo, mi primer hijo. Ese mismo año comience a darle forma a este emprendimiento. El 20 de Abril de 2015 nace INES OTT, fecha memorable para la marca y sobretodo para mi personalmente, ya que exactamente ese mismo día ( cuatro años más tarde ) nació Alfonso, mi segundo hijo.

CONOCÉ LA COLECCIÓN

ME ENCANTARÍA QUE SIGAMOS EN CONTACTO...


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page